sábado, 12 de diciembre de 2009

Y será una sensación espacial

Oriéntame para el futuro ke la suerte no esté
disfrazada y se escape en un barco sediento,
deprisa y labrando metro a metro,
una milla de mañana.

No sabrá de colores pekeña desconocida
Ni mordisco de luna
ni manos de ofrenda
rezándole al frio como un desvario.

En constelaciones ke hablan
del rio del cielo y del miedo.
De 3 estaciones
de heridas abiertas de prisas y penas
de sombras siniestras.

Un canto de sirena
doncella ke llama
En castillo de viento princesa ke clama
Un eterno reencuentro
en constelaciones de mar infinito...
O en un Vaticinio!

1 comentario:

Anónimo dijo...

me gusta